Fiscalidad Internacional en América Latina y el Caribe

Compártelo
Fiscalidad Internacional en América Latina y el Caribe

La constante globalización y la reestructuración de las cadenas de valor de los grupos multinacionales abre una gran oportunidad para que los países de América Latina y el Caribe (ALC) reciban más inversión extranjera directa en sectores como los de infraestructura, agricultura, ganadería, minería, petróleo y gas, turismo, manufactura y distribución, entre otros.

Ante estas oportunidades, la fiscalidad internacional puede ser un factor crítico. Para mejor entender su importancia sobre la inversión extranjera, se realizo una encuesta cualitativa, los resultados nos ayudan a identificar las principales áreas de interés en este tema y las necesidades de armonización entre la legislación y práctica nacional con respecto al sistema fiscal internacional, información clave para guiar nuestro trabajo en el sector.

Las regiones necesitan fortalecer las administraciones tributarias para dar mejor acogida a los inversionistas extranjeros. También la política fiscal es un factor importante, pero no el más relevante para la inversión extranjera en la región, la estabilidad política, la calidad de los recursos humanos y de la infraestructura son los factores más determinantes.

Algunas regiones ya están familiarizadas con los principales instrumentos de fiscalidad internacional, atribuyendo una importancia mayor para la atracción de inversión extranjera a los incentivos fiscales a la inversión, a la limitación de pagos a los paraísos fiscales y la introducción de una fiscalidad a la economía digital.

La administración tributaria se percibe como poco preparada

Dos de cada tres entrevistados consideran que la administración tributaria necesita adaptarse para tratar con el inversor internacional. Por contra, sólo un 23% opina que la estructura administrativa existente es adecuada.

Todos quieren que mejoren las competencias profesionales de los funcionarios, que sean más diligentes con los procedimientos amistosos, mejorar las relaciones entre la administración y las empresas y crear oficinas especializadas en fiscalidad internacional.

Hay varias fórmulas para mejorar la relación entre las administraciones tributarias y las empresas

La más requerida por todos es la simplificación administrativa. Este es un tema que hay que tomar muy en serio, pues es la principal crítica es que hay demasiados formularios, demasiado complejos.

Se anhelan también una relación más abierta, con un foro de intercambio de experiencias y puntos de vista sobre la economía sumergida, las tendencias del fraude y las dificultades para el cumplimiento, así como programas de comunicación eficaces para que la empresa entienda la política y prácticas relacionadas con el cumplimiento fiscal.

Entendemos que la fiscalidad internacional es una disciplina subdesarrollada en ciertas regiones, aunque podría servir como palanca para fomentar la inversión de empresas multinacionales. Las reformas, que deben ensartarse en paquetes de política más amplios, deberían en general orientarse a una armonización de la legislación nacional con los instrumentos de fiscalidad internacional que los grupos multinacionales están habituados a aplicar, lo que reduciría los costos indirectos y fomentaría el cumplimiento voluntario.

Un elemento importante para la reflexión, sobre todo a la luz de la armonización fiscal internacional que persigue el Pilar 2 de la OCDE, es revisar la política de incentivos. Esta debe ser más focalizada y vinculada con los montos de la inversión. También será preciso revisar el elenco de normas antiabuso para adecuarlas a las tendencias mundiales post-BEPS.

Otro elemento importante será la simplificación de las obligaciones formales y la creación de un mejor entorno de relaciones entre la administración y las empresas, siguiendo también tendencias mundiales. Un ejemplo de simplificación sería la adopción de las reglas internacionales para la documentación de los precios de transferencia.

Las administraciones también pueden ser más proactivas mejorando los tiempos de resolución de procedimientos amistosos, mejorando la formación de sus funcionarios, y creando foros de encuentro que puedan generar un diálogo y nivelar la evasión fiscal y el cumplimiento tributario.

En este orden de ideas, se amerita actores financieros cada vez más capacitado para involucrarse en las diversas funciones de este sector, desde las funciones más técnicas hasta las relacionadas con la vertiente promocional y marketing. La sociedad actual revela un gran interés por figuras con habilidades prácticas y capaces de demostrar flexibilidad y capacidad de respuesta a los nuevos desafíos que propone el mercado.

El Máster en Dirección y Gestión Financiera de CEUPE es un referente en la formación online de postrado y proporciona, de manera eminentemente práctica, las competencias, destrezas, habilidades y conocimientos necesarios para la dirección y control de departamentos financieros en empresas, consultoras del sector o en proyectos financieros.

A lo largo del programa máster el alumno adquiere los conocimientos necesarios para dirigir la estrategia financiera a corto, medio y largo plazo, y tomar las decisiones más efectivas de inversión y financiación con suficiente solvencia y capacidad.

Valora este artículo del blog:
La Gestión de la Calidad según ISO 9001
Impuestos Mínimos Globales, ¿un avance para la ref...
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 30 Junio 2022