Mindfulness: Estar en el aquí y ahora

Compártelo
Mindfulness: Estar en el aquí y ahora

El estrés en nuestra vida cotidiana y preocupaciones debido a enfermedades, pérdidas u otras experiencias dolorosas son una parte inevitable de nuestras vidas. La práctica Mindfulness nos permitirá encontrar paz interior, la aceptación y la claridad incluso en esas circunstancias de la vida. A través de una orientación abierta y de aceptación de la experiencia directa del momento, obtenemos una comprensión más profunda de nosotros mismos. Aprendemos a reconocer el funcionamiento de la mente y, por tanto, nuestras formas habituales de reaccionar. Como resultado, la atención plena conduce a una visión más completa que puede abrir posibilidades de acción nuevas, significativas y a menudo creativas.

▷ ¿Qué es el Mindfulness?

La atención plena es una forma de meditación y tiene su origen en el budismo. Puede describirse como una conciencia clara y sin prejuicios de lo que ocurre en cada momento dicho de otra manera experimentar los momentos conscientemente y escuchar los impulsos internos, sin juzgar.

El entrenamiento de la atención plena, inicialmente se utiliza la atención puntual para cultivar la calma y la estabilidad, pero posteriormente se va más allá ampliando los objetos de observación, así como introduciendo un elemento de indagación. Cuando surgen pensamientos o sentimientos, uno no los ignora, ni los suprime, ni analiza o juzga su contenido. En cambio, uno los observa, intencionadamente y lo mejor que puede, sin juzgarlos mientras surgen momento a momento como eventos en el campo de la conciencia.

También tiene un valor incalculable porque nos hace conscientes del encanto y la singularidad del momento presente, ya sea una experiencia agradable o una difícil. Nos permite vivir con mayor intensidad y alegría y nos pone en contacto profundo con nuestras fuerzas interiores que nos permiten conocer, aprender, crecer y sanar.

Aprendizaje de la atención plena:

Si bien puedes aprender mindfulness con numeros cursos y plaicaciones online, también puedes realizar ejercicios de mindfulness en casa que pueden integrarse fácilmente en la vida cotidiana

De este modo, puedes calmarte y relajarte cada día sin mucho esfuerzo, tomar conciencia del aquí y el ahora y vivir más conscientemente.

👉 Aquí presentamos brevemente algunas de ellas:💆‍♀️

1. Pausa

Entre las diferentes partes de nuestro ajetreado día, una simple pausa es una buena manera de recargar las pilas y calmarse.

Tómate al menos un minuto varias veces al día para hacer una pausa. Siéntate o ponte de pie cómodamente y observa cómo fluye tu respiración. Centra tu atención en tu cuerpo: puedes centrarte en las zonas que sientes o simplemente notar tu cuerpo en su conjunto. Luego observa cómo te sientes, pregúntate cómo te sientes y mira qué pasa. Recuerda no juzgar, sólo observar. Esto puede ser difícil al principio, pero se hace más fácil con el tiempo.

2. Caminar conscientemente

Puedes aprovechar el tiempo mientras caminas para concentrarte y tranquilizar tu mente. Caminar es un movimiento tan automatizado que apenas lo percibimos conscientemente. La meditación caminando se trata ahora exactamente de eso.

Concéntrese en caminar de camino al supermercado, al metro, al subir las escaleras o al dar un paseo. Observa cuando tus pies tocan el suelo, qué músculos se tensan y relajan. Observe su ritmo: ¿se ralentiza o se acelera?

De este modo, te sitúas conscientemente en el aquí y ahora y das un respiro a tus preocupaciones, lo que tiene un efecto relajante.

3. Respiración consciente

Puedes prever un poco más de tiempo para el ejercicio de respiración, que dura entre diez y veinte minutos.

Siéntate erguido y relajado con los ojos cerrados y concéntrate en tu respiración. Observa cómo inhalas y exhalas sin cambiar ni controlar tu respiración. Al principio, deja que la respiración vaya y venga. A continuación, fíjese en dónde se nota más, cómo se siente contra las fosas nasales. A continuación, observa cómo el pecho sube y baja, se expande y se contrae.

Cuando notes que tu mente divaga, déjala ir y vuelve a observar tu respiración. Deja que la sensación de atención plena continúe durante un rato después de haber terminado este ejercicio y llévala contigo en tu día.

4. Mindful eating

El desayuno o la comida también es un buen momento para practicar la atención plena. Antes de la comida, siente en tu interior: ¿tienes hambre o apetito? ¿Con qué ánimo se sienta a la mesa? Fíjate en tu comida, en su aspecto y en su composición. A continuación, concéntrese en el proceso en sí, huela la comida, observe detenidamente cómo se lleva la comida a la boca, cómo se siente, cómo sabe. Masticar deliberada y lentamente. Sé consciente durante al menos los cinco primeros bocados de tu comida. Cuando termines de comer, observa cómo se siente tu cuerpo ahora: ¿estás lleno? ¿Se siente satisfecho?

Este ejercicio de atención plena no sólo te ayuda a comer con más atención. También crea conciencia sobre los alimentos que comemos y la cantidad que ingerimos. En nuestra ajetreada vida diaria, a menudo engullimos nuestras comidas por la borda, sin darnos cuenta de lo que realmente estamos comiendo y de su procedencia.

Conozca nuestro Máster de Neuropsicología en el Ámbito Educativo

 

Valora este artículo del blog:
Planificación estratégica: ¡Fácil de entender!
13 supuestos básicos de la Programación Neurolingü...
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 02 Diciembre 2022