Inteligencia Ambiental

Compártelo
Inteligencia Ambiental

Contamos con asistentes digitales que pueden hacer una reserva en un restaurante, cerrar la puerta del garaje o verificar si nuestra ropa está seca cuando se le solicite. Tenemos tabletas con cámaras que nos rastrean automáticamente a medida que nos movemos para que nuestras videollamadas se sientan más como si estuvieran allí. Incluso tenemos concentradores de automatización del hogar que utilizan ondas de sonido subsónicas para ubicarnos en una habitación y hacer que sus pantallas sean más legibles desde la distancia.

El siguiente paso será no necesitar interactuar deliberadamente con nuestros dispositivos.

A medida que los objetos que nos rodean se vuelven instrumentados, interconectados e inteligentes, nos envuelven en una red de conectividad sutil pero ubicua. Pronto, todo lo que tendremos que hacer para interactuar con ellos es hablar o hacer gestos. En algunas situaciones, es posible que ni siquiera tengamos que hacer eso, nuestro entorno responderá automáticamente a señales como la respiración, los latidos del corazón o la temperatura corporal.

A nuestro alrededor y siempre activa, esta inteligencia ambiental incorporará la informática en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Además de manejar tareas mundanas por nosotros, aumentará la accesibilidad y la comodidad para las personas con discapacidades físicas por ejemplo, al ubicar un objeto que está fuera de lugar o programar una cita médica cuando detecte síntomas preocupantes. En el proceso, la inteligencia ambiental mejorará la calidad de vida de todos.

El internet de las no-cosas

La tecnología que impulsa esta capa perfecta de interactividad se está volviendo cada vez más sofisticada e inmersiva. La informática portátil, familiar para la mayoría de nosotros ahora como relojes inteligentes y rastreadores de actividad, será un habilitador esencial. Aunque háptica experimental de Tesla traje no es algo que la mayoría de la gente tiende a resbalar en virtud de sus ropas diarias, su tecnología podría llegar a hacer su camino en la ropa capaz de cualquier cosa, desde el ajuste del termostato para alertar a su médico de que está teniendo una emergencia de salud en función de los datos que recopila continuamente.

De una manera menos molesta, los "anillos inteligentes" como los que están desarrollando ahora mismo Apple y Amazon serán formas funcionales pero decorativas de controlar otros dispositivos con un gesto. Imagínese traer una caja pesada sin buscar a tientas al abrir el maletero de su automóvil con un movimiento de la mano y abrir la puerta de su casa con un movimiento de un dedo.

Mientras tanto, aunque no podemos enviar un correo electrónico enojado, la tecnología de movimiento que no requiere una interfaz portátil está disponible. El teléfono inteligente Pixel 4 de Google puede detectar gestos con las manos a una distancia de hasta 18 pulgadas y traducirlos en comandos simples como responder llamadas, reproducir música o apagar la pantalla.

Eventualmente, la inteligencia ambiental nos permitirá unir comandos y gestos complejos en conjuntos de acciones intrincados e interconectados. Ya podemos hacer esto de pequeñas formas con el habla.

En un contexto empresarial, la inteligencia ambiental podría administrar su lista de tareas a lo largo del día, informarle con quién se reunirá a continuación y qué, entregarle los datos correctos en el momento que los necesite, indicarle dónde encontrar equipo necesario o cómo recibirlo, e incluso alertar al personal de seguridad de que está autorizado a estar en el edificio fuera del horario de atención.

Entornos que son más inteligentes

La inteligencia ambiental puede crear un ecosistema completo compuesto por sensores y dispositivos que se comunican entre sí. Cuando los electrodomésticos, conmutadores, dispositivos y otra infraestructura puedan compartir datos e inteligencia, nuestros hogares, oficinas, fábricas y cualquier otro lugar que las personas ocupen serán más seguros y más cómodos al mismo tiempo que controlan los costos. Estas son solo algunas de las cosas que podría hacer esta inteligencia colectiva:

  • Ajuste la calidad del aire (filtración, humedad, temperatura y más) de manera predictiva para adaptarse a las condiciones exteriores y preferencias personales
  • Cambie la iluminación ambiental según la hora del día y quién está en la habitación.
  • Apague los enchufes eléctricos, los electrodomésticos y otros peligros potenciales dependiendo de quién esté cerca
  • Monitorear la ubicación, los signos vitales y más de los niños, los enfermos, los ancianos y otros residentes o visitantes vulnerables

Eventualmente, la inteligencia ambiental puede permitir que los edificios se adapten a las necesidades de las personas dentro de ellos. Investigadores del Instituto ATLAS de la Universidad de Colorado en Boulder, la Universidad de Keio y la Universidad de Tokio crearon recientemente un conjunto de bloques de construcción modulares que pueden ser controlados por una computadora para cambiar la forma de una habitación.

La combinación de estas tecnologías con la inteligencia artificial (IA) podría algún día permitir que los edificios se remodelen a sí mismos en un horario, bajo comando o en tiempo real en respuesta a eventos, por ejemplo, generando espontáneamente un asiento si la postura y la respiración de alguien indican que está tiene problemas para pararse, luego usa sensores dentro de ese asiento para determinar si la persona necesita atención médica o simplemente usa zapatos incómodos.

Por qué la inteligencia ambiental aún no está en todas partes

Gartner ha predicho el auge inminente de lo que llama multiexperiencia o la evolución de la informática más allá de un único punto de interacción para incluir interfaces multisensoriales y multitáctiles en wearables, sensores avanzados, dispositivos de consumo y vehículos. Gran parte de esta tecnología ya existe, conectarlo a experiencias verdaderamente ambientales depende de tener más ancho de banda para recopilar y transmitir datos, así como de estándares establecidos sobre cómo interactuarán los dispositivos inteligentes. Además, los consumidores necesitarán garantías de que estos dispositivos no se utilizarán en su contra.

Primero, hacer realidad la promesa de la inteligencia ambiental requerirá enormes cantidades de ancho de banda. La mayoría de los dispositivos y sensores son demasiado pequeños para ser lo suficientemente potentes como para realizar su propio procesamiento de datos. Necesitarán conectividad ultrarrápida para poder transmitir datos a un servidor remoto, recibir los resultados y actuar sobre ellos casi en tiempo real.

A continuación, necesitamos una resolución para los objetivos en conflicto que persiguen Apple, Google, Microsoft y Amazon, que proporcionan la mayoría de los asistentes digitales en teléfonos inteligentes y altavoces inteligentes. Por un lado, quieren crear un estándar común para dispositivos domésticos inteligentes que permita una interactividad e interoperabilidad más fluidas. Pero, por otro lado, quieren captar clientes y capturar la mayor cantidad posible de este mercado emergente.

Finalmente, la privacidad es un tema obvio. Debemos estar seguros de que nuestras acciones deliberadas e incluso incidentales no se están utilizando para manipularnos en contra de nuestros mejores intereses o actuar fuera de nuestros parámetros deseados. Cuando todo lo que nos rodea está monitoreando y midiendo constantemente casi todo sobre nosotros para que pueda responder de manera autónoma, habrá datos sobre nosotros en todo, y esos datos podrán ir a cualquier parte.

En este momento, los proveedores no parecen estar haciendo lo suficiente para mitigar estas preocupaciones, pero a medida que el público se vuelve cada vez más informado e insistente sobre la privacidad y la transparencia de los datos, las empresas y los gobiernos estarán bajo una presión cada vez mayor para considerar las ramificaciones de los sistemas que pueden sentir, razonar, actuar e interactuar por nosotros.

Podemos pensar que ya estamos rodeados de información y conectividad, pero todavía estamos en las etapas más rudimentarias de un mundo en el que casi todo lo que nos rodea, desde paredes y muebles hasta el mismo aire, será capaz de reaccionar ante todo. En este mundo futuro, no necesitaremos iniciar el contacto con la tecnología, iniciará y mantendrá contacto con nosotros. Y esta red de conciencia que lo abarca todo podrá identificar y satisfacer nuestros deseos y necesidades antes de que los expresemos, posiblemente incluso antes de que sepamos que los tenemos.

Ahota bien, el Centro Europeo de Postgrado (CEUPE) pone a disposición el Máster de Inteligencia Artificial y lo orienta desde una visión práctica para dotar a todos ellos de la capacidad de desarrollar conocimientos varios relacionados con este campo, desde conceptos básicos fundamentales, técnicas actuales para su implementación y detección de necesidades de aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en las empresas. La tecnología se ha convertido en el gran aliado estratégico y común del tejido industrial para conseguir un diferencial competitivo, y los estudiantes de este máster podrán destacar laboralmente en este entorno.

A través de la formación práctica impartida, el alumno contará con los conocimientos y habilidades necesarios para afrontar el reto que supone la implantación de la IA en la actualidad así como de la toma de decisiones en torno a la transformación de la información mediante esta categoría IT.

Valora este artículo del blog:
La Analítica Aumentada
Tendencias de Tecnología para CRM
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 30 Junio 2022