Energía Biomasa

Compártelo
Energía Biomasa

La bioenergía es la energía biológica. La bioenergía permite a los seres vivos moverse, tener actividad cerebral, producir alimentos y sintetizar tejidos biológicos.

La biomasa es una sustancia de origen orgánico producida por organismos, incluyendo plantas y animales. Las sustancias de origen orgánico que han sido transformadas por procesos geológicos (combustibles fósiles) no se clasifican como biomasa.

La biomasa es el material biológico obtenido por los productores a partir de procesos biológicos como la fotosíntesis. Esta producción biológica varía mucho según el ecosistema, la comunidad y el bioma. Los productores en tierra son principalmente plantas terrestres, en los océanos son principalmente algas.

Esta fuente de energía se considera una fuente de energía renovable. Es una energía limpia que recicla la materia orgánica, los aceites vegetales y los residuos agrícolas.

Al igual que las demás fuentes renovables, no requiere la quema de combustibles fósiles. Sin embargo, cuando la energía se consume a través de la combustión, también producen gases de efecto invernadero que agravan el problema del cambio climático.

¿Cómo podemos utilizar la energía de la biomasa?

Esta fuente de energía puede tener varias funciones:

  • Como cultivo alimentario
  • Como materia prima para muebles, edificios y papel
  • En productos petroquímicos (como sustituto del petróleo) para producir productos químicos intermedios que luego se utilizan para fabricar bioplásticos, pesticidas, aditivos para piensos y cosméticos.
  • Como combustible para la producción de energía (electricidad, calor).

👉 Biomasa para la generación de energía

La mayor parte de la biomasa puede convertirse en energía mediante la combustión. Las aplicaciones de esta energía son la generación de calor, electricidad o el impulso del transporte.

Ejemplos de biomasa para la generación de electricidad son los pellets de madera, la caña de azúcar, el maíz, el aceite de colza, el aceite de palma y las grasas animales.

Este tipo de energía renovable puede procesarse de diferentes maneras (termoquímica, biológica, física o química), por ejemplo, mediante su conversión en gas o combustible líquido. Se utilizan diferentes métodos de conversión para simplificar su uso.

A continuación se detallan las diferentes formas de consumo de las aplicaciones energéticas:

  • Incineración de residuos vegetales (incineración de papel/cartón sin separar, madera, residuos orgánicos).
  • Cocombustión y co-combustión de biomasa en centrales eléctricas
  • Chimeneas de biomasa (combustión en chimeneas, insertos, estufas de leña, estufas de pellets, consumo de carbón vegetal)
  • Empresas de calderas de biomasa (generación de electricidad, calor)
  • Biogás (procedente de vertederos, plantas de tratamiento de aguas residuales, fermentación de estiércol, etc.)
  • Biocombustible líquido (biopetróleo, biodiésel)

👉 Combustible en las centrales eléctricas

Varias centrales eléctricas de carbón añaden algo de biomasa a su combustible, por ejemplo, añadiendo pellets de madera al carbón. La mayor parte de esta biomasa procede del extranjero.

La cocombustión de biomasa reduce el uso de carbón y clasifica la generación de electricidad como parcialmente neutra en dióxido de carbono (CO 2 ).

Además de la cocombustión de biomasa, hay algunas plantas más pequeñas que sólo queman biomasa producida localmente.

Las incineradoras de residuos también queman papel y cartón, que no se recogen por separado, para generar electricidad. Los residuos orgánicos, una forma de biomasa húmeda, tienen una baja eficiencia energética cuando se incineran.

👉 Combustible para el transporte

A veces se denomina biocombustible de segunda o tercera generación. Esto se debe a los problemas asociados a los biocombustibles de primera generación, como el daño a los bosques, la pérdida de biodiversidad local o el uso extensivo de la tierra y el consumo de agua. 1 kg de materia seca requiere una media de 2000 a 5000 litros de agua.

  • Primera generación: madera, caña de azúcar, maíz, aceite de palma, aceite de colza, biomasa directamente de la cosecha.

  • Segunda generación: biodiésel o alcohol refinado, sustancias producidas a partir de la biomasa mediante un proceso químico, aceite de cocina usado, grasa animal.

  • Tercera generación: biomasa producida por organismos especialmente preparados, como las algas, que pueden contener más del 30% de aceite.

Aunque muchos creen que las algas pueden ser (parte de) la solución a la demanda mundial, harán falta años de investigación para cultivarlas a gran escala de forma rentable y sostenible.

Conoce nuestra Maestría en Energías Renovables y Proyectos Energéticos

Valora este artículo del blog:
Energías no renovables
¿Estrés en el trabajo?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 28 Noviembre 2022