Ciberseguridad: todo lo que necesita saber

Compártelo
Ciberseguridad: todo lo que necesita saber

 

Cuanto más conectado está el mundo digital, más importante es la cuestión de la seguridad. A medida que aumentan los ciberataques, la ciberseguridad debe ponerse al día o, mejor aún, ir al menos un paso por delante. Las nuevas soluciones mejoran la seguridad. Pero, ¿qué aspecto tienen y qué amenazas llegan realmente a través de Internet?

Ciberseguridad y ataques

Tras la invención de Internet hace más de 30 años, la seguridad para el sector inicial de los usuarios domésticos se tuvo poco en cuenta, ya que nadie asumía entonces la delincuencia en línea. Eso cambió en los años siguientes y evolucionaron términos como ciberseguridad y ciberataques.

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad se ocupa de todos los aspectos de la seguridad en las tecnologías de la información y la comunicación, y abarca diversas medidas, conceptos y políticas. Su objetivo es proteger los ordenadores conectados a Internet, los servidores, los dispositivos móviles y las redes contra el acceso no autorizado, el robo de datos y la manipulación desde el ciberespacio de los ciberataques.

¿Qué es un ciberataque?

Un ciberataque es un ataque hostil contra una red y sistemas informáticos ajenos en el que el atacante los espía, los inutiliza o incluso los manipula a su favor. Los ciberdelincuentes atacan a ciudadanos individuales, empresas, políticos, autoridades e incluso la infraestructura de todo un país.

Más dispositivos en red, más ataques

Los dispositivos conectados en red ofrecen una gran comodidad, por ejemplo, al permitirle subir la calefacción de su casa en su smartphone mientras está fuera, con lo que tendrá el salón precalentado. Al mismo tiempo, sin embargo, los dispositivos en red también ofrecen superficies de ataque y puertas de entrada para los ciberataques.

Los ataques pueden producirse a través de una variedad de vulnerabilidades: en las redes domésticas de los usuarios privados, así como en las redes corporativas, en las redes militares y gubernamentales, e incluso en las redes de los políticos. Los riesgos asociados son múltiples:

Por un lado, el propio usuario puede ser el punto débil, al introducir malware en una memoria USB infectada, utilizar una contraseña fácil de adivinar, como la propia fecha de nacimiento, o no cifrar (suficientemente) los datos sensibles.

En segundo lugar, los dispositivos de red pueden tener vulnerabilidades de seguridad, como los routers de banda ancha. En otoño de 2016, un millón de alemanes no pudieron acceder a la televisión digital, al teléfono y a Internet durante dos días porque un router muy utilizado fue atacado.

Aún más peligrosos son los ataques a las infraestructuras críticas de un país. Los atacantes podrían dañar vidas y golpear duramente la economía con un asalto digital contra hospitales, aeropuertos, trenes, oleoductos, bancos, así como proveedores de energía. Los defensores no saben cuándo, dónde o de qué manera se producirá el ataque.

Tipos de atacantes

  • Autores internos frente a autores externos
  • Autores solitarios frente a la delincuencia organizada
  • Delincuentes con motivación económica
  • Ataques patrocinados por el Estado
  • Atacantes ocultos frente a atacantes con atención pública

Conoce nuestro Diplomado en Ciberseguridad

 

Valora este artículo del blog:
Inicia ahora la transformación digital
La Energía - ¿Qué es y qué tipos de energía hay?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 30 Junio 2022